7 sept. 2020

Bollito "Pantera Rosa" Casero

La primera entrada tras el verano es para que os saltéis la dieta :) Lejos queda la operación bikini y bien merece que nos demos un capricho, aunque luego nos toque matarnos en el gimnasio para quemar las calorías je je.

 

 


 

En los años 70 y 80 era el bollito que más devorábamos. A mí me chiflaba, junto con los tigretones y los bonnies, ¿os acordáis? Solo de pensarlo se me hace la boca agua.

Tengo que deciros que el sabor típico de los bollitos pantera rosa lo descubrí por casualidad. Hace muchos años, rellenando uno de los bizcochos que más he hecho en los últimos 16 años (el bizcocho de naranja de la thermomix tm 31), descubrí que la combinación de naranja con vainilla era el sabor de las panteras rosas. Desde entonces anda que no he rellenado bizcochos de naranja con mi relleno infalible de mascarpone sabor vainilla.

Llevaba tiempo queriendo comprar el molde de Wilton para hacer estos bollitos y finalmente lo he comprado en Mega Silvita. Los que me conocéis y seguís por IG sabéis que tenemos una segunda casa en Rota y aprovecho para comprar en Mega Silvita desde que abrió la tienda hace ya bastantes años. Siempre voy con mi lista preparada, ¿verdad, Silvia?

Bueno, no lo demoro más que estaréis deseando conocer la receta.

INGREDIENTES (para los 12 bollitos)

BIZCOCHO:

250 gr. de harina normal de trigo

100 ml de aceite de girasol

2 huevos M

15 gotas de aroma de naranja (yo uso este)

1 cucharadita de vainilla en pasta (yo uso esta)

270 gr. de azúcar

210 ml de leche entera (en mi caso, sin lactosa)

1 cucharada de zumo de limón

 RELLENO:

 100 ml de nata para montar (mejor sin lactosa porque tiene más MG y monta mejor, yo uso de La Asturiana o Kayku)

2 cucharadas de azúcar glas

8 gotas de aroma de naranja

1 cucharadita de vainilla en pasta

BAÑO:

1 paquete de 340 gr de chocolate para fondant color rosa (yo uso este o este). 

100 ml de nara para montar (es decir, la mitad el brick que usamos para el relleno).

PREPARACIÓN:

Echamos la leche en un vaso o taza y le añadimos la cucharada de zumo de limón. Removemos un poco y reservamos (no volvais a tocar el vaso ni a removerlo, tiene que "cortarse" la leche).

Mezclamos los huevos con el azúcar y el aceite. Yo lo hago con la kitchen aid a velocidad 6 -7, hasta que tengamos una masa blanca.

Bajamos la velocidad de la mezcladora (al 2) y añadimos la harina alternándola con la leche cortada.

Seguimos batiendo mientras añadimos el aroma de naranja y la vainilla.

Engrasar cada cavidad del molde con un pelín de aceite y echar la mezcla, dejando 1/2 cm hasta el borde de cada cavidad.

Horneamos 25 min a 180º calor arriba y abajo (sin ventilador) o hasta que se empiece a despegar el bizcocho de las paredes. Pinchar en el centro para comprobar que está bien hecho.

Recortad el sobrante de cada bizcocho antes de desmoldar
 

 Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de desmoldar (nos ayudamos de un cuchillo de punta redonda -un mantequillero, por ejemplo- para repasar los bordes antes de desmoldar cada bizcocho).


Mientras se enfrían sobre una rejilla, vamos haciendo el relleno: montamos la nata (que previamente hemos dejado en el congelador enfriando una media hora) con el resto de ingredientes a velocidad alta. Como es tan poquita cantidad, en apenas 1 minuto la tendréis montada.


 

Echadla en una manga pastelera con una boquilla pequeña. Pinchamos en la parte de abajo de cada bizcochito y rellenamos. Yo hice 4 puntos de relleno por abajo y uno en cada lateral.




 Por último hay que echar el baño de chocolate rosa. Para ello, calentamos un poco la nata y justo cuando vaya a hervir la retiramos del fuego. Dejamos que se temple mientras derretimos el chocolate en el micro (dentro de una manga pastelera) en la función de descongelar. Aquí tendréis que ir controlando cada pocos segundos hasta que esté completamente derretido. Si lo poneis mucho tiempo y/o a potencia alta, se puede quemar y no servirá. Una vez derretido, le añadimos la nata, cerramos la manga pastelera y amasamos para que se mezcle bien.


Si es necesario, volved a calentar el chocolate. Bajo la rejilla donde están los bizcochos, colocamos papel de horno (para poder reutilizar el chocolate que caiga). Cortamos la punta de la manga (que quede un buen agujero) y vamos bañando los bizcochos.

 


Para reutilizar el chocolate que ha caído sobre el papel, hay que esperar a que se enfríe. Luego solo tenéis que ponerlo en otra manga, calentarlo en el micro y repetir el proceso de bañado.

Cuando ya estén completamente bañados y el chocolate frío, podeis añadirle unas hebras de choco blanco derretido por encima.

 

 
En mi caso fueron un regalo, así que solo tuve que ponerlas en cajitas de repostería, tapadas con papel de hornear.



 

Y ya tenéis vuestras panteras listas para degustar. 

Si queréis podéis congelarlas y sacarlas unos 15 minutos antes de consumirlas (se descongelan enseguida).

Espero que os gusten.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No comentes por comentar ;) Deja tu comentario si realmente quieres decir algo relacionado con el post. Los comentarios hirientes, malintencionados, groseros, insultantes o con publicidad no serán publicados. ¡Gracias!